Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

MUJERES ENCENDIDAS


(Recuerdo de aquel viaje a la selva...)

No tememos al viento ni a sus raudos cachorros / ni a las largas serpientes de la rutina. / No nos asustan los nubarrones de la fugacidad / ni añoramos los lienzos sagrados de la nieve / ni envidiamos la vistosa abundancia / del mundo que pelea. Cuando nos adentramos en la espesura / de la naturaleza / y damos nuestros pechos a la geografía del café / y a la humildad del barro, / nos amedrenta el hombre / y su bestial instinto, / el hombre que deforesta nuestra mansedumbre/ y ahorca nuestros panales / y discrimina nuestra lealtad.

Nosotras no tememos el volumen / de la resignación / ni el de los elefantes ni el del búfalo. / No somos ambiciosas porque no conocemos / la ambición. / Nuestros deseos se alzan / ante la fosforescencia del ocaso / y la belleza de los algodoneros como el esbelto / cuello / de las jirafas, / como el remo espigado de la satisfacción. / Nosotras aspiramos a la sensatez del rocío / y la benevolencia de las estaciones. / Las jabalinas de nuestros sueños / persiguen el respeto, / anhelan la mesura, / van tras la dignidad.

No somos usureras porque no conocemos / la usura. / Pero cuando rezamos a la lluvia y al cedro, / cuando agradecemos la esplendidez de la acequia / y alzamos nuestros / brazos / como palmeras de fe, / nos acobardan los hombres, / los hombres desalmados / que desgarran la luz / y deshonran el coraje que nos pigmenta / y cercenan los puntos cardinales / y escupen en la salud de las semillas / y extirpan la caoba en la que oculta / el amor sus camadas. / Nos intimida su inclinación a la hecatombe / y al deterioro; / su inmensa intolerancia, su seca humanidad.

Porque nosotras o nosotros, / qué importa eso frente al escarnio y la vergüenza / y el exterminio del universo, / nosotros o nosotras somos de carne / (tan superior y débil) / como su carne / y nos hiere el insulto / y nos roza la brisa / y nos duele el dolor / y nos punza la espina. / No perseguimos ningún lenguaje que nos defina, / que nos aísle / ni nos otorgue exclusividad. /Porque somos de carne / como su carne / (humana y frágil). / Carne tan carne. / Carne tan viva como su carne. / Carne encendida, frente a la piedra, la duna, el lago. / Carne que es género e identidad.

(La Nueva España. Marzo 2019.)

#mujeres #artículosenprensa #rucha #text #femeninoplural #lanuevaespaña

98 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

PREMONICIÓN DE LA CENIZA

In memóriam de Marian Suárez Nadie mejor que ella para escribir el humo de la existencia. Para dejar escrito que la vida es tan breve, una ráfaga apenas, una simple disculpa para decir adiós. Nadie qu