top of page
Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

LA CAJA DE NAVIDAD

Tesoros que recuerdan a un pasado lejano y diferente

Hablo de un tiempo lejano y muy distinto. De una vida de recursos escasos, pero mucha esperanza. De un ayer muy presente en mi memoria, muy grato y aún muy vivo. De una época donde los sueños eran, a menudo, soñar que se soñaba.

Porque de la carencia emergen los deseos; de la penuria, a veces, emana una emoción, como un sexto sentido.

Y todo cuanto existe, cuanto no poseemos, desprende afán y magia. Diciembre Navidad, años setenta, qué días más radiantes, cuánto calor y frío. Qué noches más humanas. Y encima de un armario o allí, al fondo, en el desván, la caja. La caja en que mi madre atesoraba aquellos adornos tan queridos, envueltos en papeles de periódico, colocados como solo ella sabía, cada cosa en su sitio, cada pieza, levantada o tumbada. Las bolas de cristal con cenefas de nieve y brillantina, las campanas con lazo y unas bayas de acebo, la estrella que poníamos en lo alto del pino, las madreñas doradas. El ángel, las campanas, la herradura y la piña, la bota de Noel, las postales que, entonces, escribían y escribíamos. El muñeco de nieve con sombrero y bufanda. El cisne y una pica, que remataba el árbol y era frágil y hermosa. El cervatillo. El corazón. La lágrima.

La caja, con el espumillón y un cierto aroma a vidrio, a resina y a humo, a mazapán y a casa. La caja, las pequeñas bombillas de colores y aquellos ornamentos que cuidábamos tanto, de un año para otro, con inmenso cariño, porque si se rompían, quedábamos sin nada. Porque nada era todo lo que nos rodeaba.

No había, como ahora, exceso y variedad. No estaban al alcance ni marcas ni recambios ni pares ni caprichos. Solo abundaba el nada.

Hablo de un tiempo muy pasado de moda, de unas fiestas ajenas al voraz consumismo, en las que una minucia se sobrevaloraba. Unos días especiales que hubiéramos querido que nunca terminaran. Porque nos apartaban de rutinas y hastíos. Porque nos proveían de dulces y manjares, al menos en dos noches fugaces y fantásticas. Porque nos parecía que el mundo era otro mundo, que paraba el reloj y que éramos más ricos. Porque los esperábamos con los brazos abiertos, con la ilusión intacta.

Fuente: La Nueva España, 21-11-2023.

131 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

MARCAPÁGINAS DE VIDA

Gloria Fuertes, gloriosa, cuánto agradecimiento a tu palabra honrada, a tus verbos sinceros, a tu grandiosidad, a tus limpias metáforas, a tu melancolía. Qué hermosas las mañanas en las que recitábamo

LA SEMANA MÁS DULCE

La velocidad de la vida, con fechas y estampas imborrables Por la carretera, mujeres con bandejas, en la cabeza y los brazos, van a la panadería.  Un ir y venir constante. Un trajín durante todos esto

CON CUATRO TRAPOS

El recuerdo de las fiestas de febrero y la emoción de dar la vuelta al pueblo con la cara tapada De puerta en puerta, a media tarde, hasta la noche, que llega pronto. Vamos de juerga por los caminos,

Comments


bottom of page