top of page
Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

CON CUATRO TRAPOS

Actualizado: 25 feb

El recuerdo de las fiestas de febrero y la emoción de dar la vuelta al pueblo con la cara tapada


De puerta en puerta, a media tarde, hasta la noche, que llega pronto. Vamos de juerga por los caminos, de puerta en puerta, de casa en casa. Vamos gritando ¡viva el Antroxo! Y todos salen y nos saludan, nos acompañan, nos dan buñuelos, roscas, bizcocho. Y les cantamos algún cantar y damos saltos y hacemos corro. Cuánto nos gustan estas tres horas que se hacen cortas, que duran poco; y hasta otro año ya no nos dejan patear el pueblo, hasta otro año ya no podemos tapar la cara para ser otros.


Nada hace falta para la risa, para el contento, nada tampoco. Nada se compra para esta fiesta, ni las caretas, en muchos casos, pues sea en cajas o en los desvanes, tenemos todo: sábanas rotas, fundas de obrero, vestidos, mantos, cestas y gorros. Todo se hace con cuatro trapos, todo es muy útil, aunque sea viejo: palos, escobas, plumas de gallo, mandiles, guantes, zapatos rotos. Cualquier disfraz nos gusta y vale para asustar a los más pequeños, para reírnos unos de otros. Hay quien se viste de bruja y lleva vestido negro y botas negras, sombrero negro y nariz corva hecha de corcho.


Y quien se pinta como un payaso, con pantalones muy remendados, camisa floja, chaqueta corta y el pelo rojo.


Siempre hay piratas con espada –cartón forrado–, un parche, un garfio y, en vez de tibia, huesos de pollo. Siempre, una monja y un cura antiguo y un fontanero y una enfermera y alguien que mezcla ropa y afeites para ir de monstruo. Y un esqueleto y un futbolista. Y alguna zíngara con faldamenta, y algún gitano con churrumbeles, dos de la mano, uno en carreta y el otro a hombros. Y alguna viuda que llora y llora, y alguien que tiene un tío guardia y le ha prestado traje y tricornio.


Nos gusta tanto esta corta tarde, porque nos junta, y acerca mucho la lejanía del día a día y nos permite mirar la vida de otra manera, ver lo que hay, ver quién seríamos, ver cómo somos: unos más altos, otros morenos, otros robustos, delgados, rubios, blancos, pecosos. Es una tarde también distinta, de las que pasan y dejan cierta melancolía. Y mucho poso.


Fuente: La Nueva España, 24-02-2024.

136 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

MARCAPÁGINAS DE VIDA

Gloria Fuertes, gloriosa, cuánto agradecimiento a tu palabra honrada, a tus verbos sinceros, a tu grandiosidad, a tus limpias metáforas, a tu melancolía. Qué hermosas las mañanas en las que recitábamo

LA SEMANA MÁS DULCE

La velocidad de la vida, con fechas y estampas imborrables Por la carretera, mujeres con bandejas, en la cabeza y los brazos, van a la panadería.  Un ir y venir constante. Un trajín durante todos esto

CUANTO ACONTECE

Población en ruinas en escenarios donde se impone la violencia y el odio Mientras los disparos no dejen de oírse y hablemos de guerra cada amanecer y siga el comercio de tanques y armas y no nos impor

Comentários


bottom of page