Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

ALMANAQUE DE DESEOS

Lista de peticiones para los meses venideros


Que enero nos conduzca, por sus sendas heladas, hacia una temporada de salud incesante. Y bajo nuestros pies, crujan, al caminar, los versos de aquel frío que tanto nos gustaba, la escarcha de la infancia que asustaba al raitán. Y febrero y sus árboles, desnudos como almas que suplican al cielo, nos aumenten la luz de estos días tan cortos, de estas tardes oscuras y tan desamparadas como el miedo de un niño que despierta en la noche y percibe, entre llanto, que sus padres no están. Y que retorne marzo con su vigor a cuestas, marzo con su semblante de juventud inmensa, con su intención de brote y las frágiles aves comiencen a anidar.


Sea abril un mes pleno de claridad y júbilo, de laureles muy tiernos, de campos encendidos como un amor primero, de anhelo por vivir, de cielos despejados, serenos, transparentes igual que la extensión profunda de la mar. Y que mayo florezca, florezca siempre en punto, tatuado con la música del grillo y la chicharra, sembrado de mostaza, gencianas y tomillo y rubor de amapolas hasta la eternidad. Junio madure todas las eras, las espigas, las fresas, las grosellas; y disfruten las rosas de toda su belleza; suban altas las llamas del fervor del estío y las de las hogueras en noche de San Juan.

Atardezca julio sin prisas, con gaviotas plateadas y sus cálidas lunas y abuelos que platican, a la fresca, en los pueblos y muchachos que alargan sus juegos en las plazas, hasta que una voz grita la hora de cenar. Que agosto nunca pierda los velos melancólicos de sus crepúsculos y continúen sonando las gaitas en los prados, junto al maíz que crece, erguido y verde. Agosto y su sabor a soledad. Y septiembre se asome por entre los castaños de copas espinosas, con deseos de otoño que doran los paisajes y se llevan las hojas y todo habla de edad. Que deje paso a octubre con la bruma y la lluvia que opacan las jornadas y los alegres tonos de dalias, crisantemos. Que su tiempo sereno no se altere jamás. Y en noviembre las cimas resplandezcan con nieve como en los viejos libros que leíamos, de niños, con abetos y renos y los copos de magia que desprende, bendita, la blanca ingenuidad.

Y tú, diciembre, sé benevolente y cierra el año con ventura y el sueño confortable y el cuerpo sin dolencias y el cariño muy cerca, que así es como entendemos, después de mucha vida, la verdadera esencia de la felicidad.


Fuente: La Nueva España, 31-12-2021

28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El invierno en Asturias Son los tordos los únicos que habitan la mañana. Atrás quedan las calles de la ciudad. Las siete. El fresco es más intenso, abajo, en La Florida. Más espesas también las huella