Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

PALABRAS PREVIAS

Reflexiones ante la última obra de Esther García


Presentación del poemario. El centro cultural Valey acogió ayer la presentación del poemario "A veces el amor es azul", de Esther García, en la imagen junto a Aurelio González Ovies. RICARDO SOLÍS

Esther lo intuye: las naves del amor parten al alba. Cuando los corazones de los hombres están más limpios y no se escuchan más que el fragor de las olas y el tesón de los faros. Cuando aún no hay ni pájaros ni dolor a la vista. Parten con galeradas de mensajes bellísimos y atractivos volúmenes de entusiasmo y anhelos. Lentas, custodiadas por sal y por gaviotas, avanzan hacia el amanecer del territorio humano. Y allí descargan júbilo y urgentes embalajes.


La humanidad está carente de verdad y de aliento. Esther lo atisba: en el amor se advierte cómo saltan los corzos desde octubre a tus brazos. Cómo bajan los ríos a recorrer tu risa. Y todo lo posible levanta en ti su vuelo. Se otea cómo el bosque deshoja infinitud. Y el otoño abrillanta el eco de su púrpura. En el amor, Esther lo certifica, la vida es muy distinta. Es azul, apacible. En todos los pasillos la libertad transcurre. En todos los espacios hay luz para el afecto. Los colores se asoman más que nunca. Aminora el temor y agigantan las fábulas. Surgen a cada paso pretensiones y metas. Rutas inacabables, impensables paisajes. Y todos los caminos nos allanan el suelo.


Esther lo sabe: hay tempestades en el amor. Borrascas necesarias, vendavales clementes. Y consecuentes lapsos de bonanza y silencio. Y estaciones sin nombre de tan indescriptibles. Y noches estrelladas con la tez más hermosa que pudiera mostrar el firmamento.


Hay jornadas tan nítidas que se ve hasta el olvido; se perciben los huesos de la fugacidad. Y nos sentimos dioses; por un momento, vastos, con ardor de volcán, con anchura de mundo; por un instante azules, con entidad de océano.

Esther lo revalida: en el amor florecen la fiebre y la inconsciencia. Pero el tiempo acaece con premura distinta. Como siempre y en todo, con prontitud de vértigo. Y en un cerrar de ojos lo que era ya no es. Y en cada proceder nos devora lo efímero, nos oprime lo eterno. Son más breves las rosas. Es más alto el abismo. Nos hiere más la brisa que jamás pasará. Nos quema más la hondura de los versos. Y entendemos mejor la nada que nos urde.


Esther nos lo desvela: el amor tiene forma de palacio encendido y desprende un aroma de plenitud y fuego. Lo mejor es vivirlo intensamente entonces, cuando llega y se posa y es azul y sutil y nos deja rozarlo y construirle un nido y protegerlo. Lo peor es mirarlo, asumir su vejez, descubrirlo sin fuerzas, aceptar que es la hora, como siempre y en todo, de besarlo y perderlo.


Fuente: La Nueva España (11-09-2020)

30 vistas