top of page
Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

LIDIA


Hazme magia otra vez

-me pide Lidia.

Y con cerrar los ojos como hace el sueño,

con coserles dos alas a los deseos,

nos despierta en las manos toda la vida:

Una veces con uvas de nuestro huerto,

llenamos garrafones de fantasía;

otras veces con hilos que quedan sueltos

repasamos palabras descosidas.

Y alguna tarde que otra cuando hace viento

vamos hasta lo alto de una sonrisa

y lanzamos cometas con pensamientos

de los mismos colores que la alegría.

Sigue haciendo magia,

-repite Lidia.


© Aurelio González Ovies

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

CON CUATRO TRAPOS

El recuerdo de las fiestas de febrero y la emoción de dar la vuelta al pueblo con la cara tapada De puerta en puerta, a media tarde, hasta la noche, que llega pronto. Vamos de juerga por los caminos,

bottom of page