top of page
Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

LA SEMANA MÁS DULCE

La velocidad de la vida, con fechas y estampas imborrables


Por la carretera, mujeres con bandejas, en la cabeza y los brazos, van a la panadería.  Un ir y venir constante. Un trajín durante todos estos días de Cuaresma. Huele el pueblo como nunca, a yema y a anís y a leña, a limón, manteca, harina. Mi madre pasa una tarde amasando en un barreño y moldeando espirales y trenzas de marañuela. Kilos y kilos saldrán porque regala a vecinos y a quien llega a merendar y a toda nuestra familia. Las hornea y las coloca en potas y recipientes y deja que se enfríen. Calientes, nos dice siempre, dan dolores de barriga. Pero después, durante algunas semanas, a cualquier hora comemos una o dos y en casa queda un dulzor como de confitería.


Qué rápido pasa el tiempo. Hace poco Navidad y ya está la primavera casi encendida. Por eso el Día de Ramos estrenamos pantalones y camisetas, sandalias. Todos con ropa flamante, una caña de laurel, un manojo de romero y olivo que bendecimos antes de escuchar la misa. Algunos llevan de más; luego lo hincan en huertas para que no ataque el mal y haya cosecha abundante. Y otros llevan una palma de las que venden en Luanco y en la plaza de la Villa. Son esbeltas y vistosas, tienen adornos y lazos y después, el año entero, quedan en los corredores, en balcones y en fachadas de padrinos y madrinas.


Las madrinas y padrinos, en esta celebración, los grandes protagonistas. Y nada más terminar los rituales en la iglesia, les ofrendamos el ramo y, a veces, cuando se puede, un puro, un pañuelo, un boli, una colonia, un tapete, una botella de Quina… Él siempre me da un billete en esa misma mañana, unas quinientas pesetas; pero allí donde me encuentra, mete la mano en el bolso y me suelta una propina. Mi madrina es otra historia, espera siempre hasta el sábado o hasta el Día de Pascua y aparece con un bollo, que, menuda maravilla. Tres pisos de mantecado, y en ocasiones de cinco, con escarcha y chocolates y gominolas, pollitos, flores de oblea y en el último bizcocho, unas plumas coloridas.


Qué veloz la vida entera. Parece que fue ahora, ayer, y han pasado, casi enteras, tres cuartas

partes de vida. Permanecen los recuerdos, como aromas invasivos, como canciones lejanas.

Como fechas imborrables o estampas de la memoria fieles y definitivas.


Fuente: La Nueva España, 14-03-2024.

94 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

MARCAPÁGINAS DE VIDA

Gloria Fuertes, gloriosa, cuánto agradecimiento a tu palabra honrada, a tus verbos sinceros, a tu grandiosidad, a tus limpias metáforas, a tu melancolía. Qué hermosas las mañanas en las que recitábamo

CON CUATRO TRAPOS

El recuerdo de las fiestas de febrero y la emoción de dar la vuelta al pueblo con la cara tapada De puerta en puerta, a media tarde, hasta la noche, que llega pronto. Vamos de juerga por los caminos,

CUANTO ACONTECE

Población en ruinas en escenarios donde se impone la violencia y el odio Mientras los disparos no dejen de oírse y hablemos de guerra cada amanecer y siga el comercio de tanques y armas y no nos impor

Comments


bottom of page