top of page
Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

Instantes ... En presente

Elisa Torreira pone voz e imagen a este poema esperanzador de Aurelio González Ovies.


¡GRACIAS, ELISA!




Y sé también qué significa la esperanza:

todo pudiera ser, pero no es nada.

Hemos venido a construir el nido en vuestros brazos,

a pasar un invierno junto al fuego

y recitar el frío de las cigüeñas. La vida es esto,

amor mío, esta mano que tiembla cuando quita tu ropa,

esta lluvia que arrolla en tus espaldas, este molino de agua

que hace girar tus ojos.

Estaremos aquí hasta que pase la bandada

con la que hemos llegado

y entonces cerraremos las puertas de la casa,

dejaremos los muros mirando nuestro vuelo,

y nos alejaremos. Todo seguirá igual

y alguna flor por mayo crecerá con tu nombre.

La vida es poca, amor mío, (si restamos las horas

en que nos preguntamos quién somos realmente

o salimos al mundo con la máscara puesta),

y los días se acercan tan puntuales

con sus rollos de luz,

que una pausa a mediados de la noche

rompería los péndulos del cosmos

y se vería en tu carne el secreto del tiempo.

Nos iremos. Eso es todo. Y en las verjas del patio

donde hemos sido hombre, niño, mujer, adolescentes,

enramarán tu alma para impedir el paso.


En presente (1991)

79 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page