Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

'Una escuela es una casa' en Radio Clásica - RNE



UNA ESCUELA ES UNA CASA

Una escuela es una casa

donde cabe el universo,

donde conviven los mapas

con todos los ríos dentro.

Una escuela es una casa

de maestras y maestros

y allí educan a los niños

en cariño y en respeto.

Una escuela es una casa

sin chimenea en el techo,

pues el amor de los libros

nos calienta como el fuego.

Una escuela es una casa

como la casa de un cuento,

con sus paredes de prosa

y sus baldosas en verso.

Una escuela es una casa

y en ella habitan contentos

números, letras, problemas,

familias de lapiceros…

Una escuela es una casa

con muchas mesas y asientos

y nosotros nos sentamos

y escribimos y leemos.

Una escuela es una casa

llena de conocimientos,

con escaleras que suben

hasta el desván de los sueños.

Una escuela es una casa

con reloj y con percheros

para colgar nuestro frío

en las mañanas de invierno.

Una escuela es una casa

con un patio de recreo,

donde saltamos, bricamos

y jugamos muchos juegos.

Una escuela es una casa

pintada con luz de ingenio,

por eso pensamos tanto

y descubrimos inventos.

Una escuela es una casa

en la que duermen letreros

y árboles que recortamos

y monigotes que hacemos.

Una escuela es una casa

con un encerado inmenso

y con tiza y letras blancas

trazo y borro cualquier miedo.

Una escuela es una casa,

casi como un año entero,

tiene fiestas y domingos,

sorpresas, risas y premios.

Una escuela es una casa

como un almacén inmenso

de vocabulario y sílabas,

de asignaturas y verbos.

Un escuela es una casa

con corazón de cuaderno

y en los renglones del día

redacto cuánto te quiero.

Una escuela es una casa

para sumar compañeros

para restar las tristezas

y dividir lo que tengo.

Una escuela es una casa

que luego, cuando crecemos,

guarda detrás de sus puertas

nuestros primeros recuerdos.

Una escuela es nuestra casa

desde que somos pequeños.

Sus ventanas dan al mundo

que admiro, cuido y aprendo.