top of page
Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

TIEMPO DE ROMERÍAS

Actualizado: 2 sept 2023

Recuerdos estivales de infancia

Y todo olía a fiesta, a humo –y visto desde ahora–, a nada. Supongo que el recuerdo atesora momentos, con fragancias puntuales, con imágenes ciertas, con deseos incumplidos.

Pero sé que esos meses eran felicidad, suponían descanso, unían, alegraban, rebajaban tensiones, alejaban disgustos y traían la ilusión que esperábamos tanto y tan pronto llegaba como ya había huido: las noches alargadas, las luces de colores, el claxon de los coches, la algarabía en el prado, la música, el clamor, la tómbola, el calor, los caballitos.

Cuánta nostalgia siento cuando veo los toldos, allá muy a lo lejos de mi vieja memoria, de una humilde barraca con postes de eucalipto. Y escucho los petardos que algún chaval dispara antes de la verbena. Y el eco de la orquesta que ensaya –probando, hola, sí, sí– sobre la plataforma de un carro o un remolque que prestó algún vecino. Y el verano que estalla en todos los rincones. Y bombillas que alumbran como magia de un sueño y el volador que anuncia, estruendo a media tarde, tres días muy distintos. ¿Cuántos años pasaron desde entonces? ¿Cuánta fe –inocencia, ternura, esperanza o verdad– nos quedó en el camino? ¿Dónde aquella inquietud por comprar un boleto para que nos tocaran y llevar para casa vasos o toallas, un porrón, unos platos o unos un juego de pocillos? ¿Jamás aquella espera por armar en las cuadras o en cualquier tendejón un comedor con cuatro caballetes endebles y unos metros de tabla? ¿Nunca el jolgorio de las cenas ni los bailes primeros ni la de la apertura de –vaivén, tiro, lanchitas– y tantos chiringuitos?

Y todo olía a avellana, a vapor de los churros, a sidra y a tambor, a pólvora, a domingo. Todo se detenía aquellos días de fiesta, el trabajo, el cansancio, el mal humor, la rabia. Y nada era lo mismo. Pueblos recién pintados, encaladas fachadas, procesiones, patronos, ropa nueva, entusiasmo, pasacalles, chiflidos. Aún percibo el aroma de la hierba pisada y el prado seco y el de los cucuruchos de las garrapiñadas y el de aquel regaliz con la forma de un disco.

Fuente: La Nueva España, 30-06-2023

119 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

CUANTO ACONTECE

Población en ruinas en escenarios donde se impone la violencia y el odio Mientras los disparos no dejen de oírse y hablemos de guerra cada amanecer y siga el comercio de tanques y armas y no nos impor

CARTA A LA NOCHE MÁGICA

La ingenuidad de la espera tras la Nochebuena Pedir siempre lo mismo y no recibir nada. Pedir lo que soñábamos y recibir algo de lo poco que había. Esa era la manera de mantener la magia. ¿Sabrán lo q

CON NIEVE DE MENTIRA

Tiempo de reencuentro, de viejas estampas, estancias familiares y villancicos Echo de menos tanto las cosas más sencillas... Diciembre siempre trae recuerdos entrañables y nos transporta lejos y nos a

bottom of page