Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

Homenaje en Candás por las víctimas del Covid-19

"QUÉ SÉ YO QUÉ DARÍA POR VOLVER A TOCARTE, POR SENTIRTE LLAMARME, OÍRTE RESPIRAR. QUÉ SÉ YO QUÉ DARÍA POR MIRAR A LAS NUBES Y, AUNQUE TAN SOLO FUERA CERRAR Y ABRIR LOS OJOS, PODER VERTE PASAR".

Ellos no están, pero estuvieron porque "COMO LA MAR, AGORA SOIS COMO LA MAR, HORIZONTE Y MEMORIA".


Estas son las palabras que dedicaron Esther García López y Aurelio González Ovies, en Candás, a 22 de julio de 2020, en memoria de las víctimas (ausentes y presentes) de esta pandemia que vivimos.


Reportaje fotográfico: Alfonso Pascón


Poemas recitaos en Candás. Plantación d’un texu. Homenaxe a les Victimes del COVID-19


POR VOLVER A…

Qué sé yo lo que diera por volver a tocate, por sentite llamame, por oyete alendar. Qué sé yo lo que diera por mirar pa les ñubes y, anque namás que fuera zarrar y abrir los güeyos -fogonazu de suañu- poder vete pasar.

Aurelio González Ovies

Sentires

I SINTO los tous pasos, las PISADAS, cuando los minutos l.largos desfilan pola casa. Síntote nel aire como un XIBLÍU XIBLANTE de XIBLATAS, ya espero la tua voz nas paredes, nos espeyos ya na sala. Sinto que te miro, que te veo, que t’espero, que te sueño. Sinto las tuas manos que m’aprietan los mious didos. Sinto los tous pasos, las PISADAS. SINTO una VOZ, L.LONXE, MUI L.LONXE que me l.lama.

Si me l.lamaras tu. Si me l.lamaras.

Pisadas, 2008, María Esther García López

Solos

Silenciu. En silenciu. Solos, en silenciu, na escurida silenciosa. Solos. Un xiblu de silenciu silenciosu, ente solombres. Solos, en soledá, en silenciu. Solos nel silenciu, na solombra.

Tres la tristura, sonan sones silenciosos, suaves como'l vientu. Una lluz na escuridá ye un niciu d'esperanza.

Tiempu d’iviernu (2005) Mª Esther García López

20 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

MITOS DE AYER

Hoy dos mitos que demuestran que el amor es el motor de la muerte y de la vida, por amor las estaciones, la luz, el tiempo y la dicha. Buscan a Perséfone por todos los pueblos. Nadie sabe nada de su p