Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

ASTURIAS, CAPITAL MUNDIAL DE LA POESÍA




Asturias, capital mundial de la poesía,

porque tenemos brisa y pasado y paisaje

para cantos hermosos, para muchos poetas.

Tenemos nortesía. Lo mismo que memoria.

Igual que identidad. Lo mismo que caminos,

horizonte y firmeza.


Porque, con poesía, con un profundo

entender la libertad de la palabra,

la palabra poética, ajena a pactos,

dobleces e ideologías,

seremos aún mejores, intensa

y llanamente. Haremos más historia.

Y sabremos nombrar las cosas por su nombre,

podremos expresar el dolor con belleza,

rememorar fracasos con la calma de un bosque,

abandonar el odio, la crueldad y el rechazo,

reconocer, como Ángel,

que atrás quedan por siempre los escombros,

atrás, como las pérdidas.

Porque con poesía avanzaremos cautos,

con resistencia y juicio,

pues, de la poesía,

germina lo que más brota en Asturias:

cordialidad y apego,

voluntad y pureza.


Porque nuestra región desprende la fragancia

de la bondad de un fruto o la voz de un anciano:

sabe a desinterés y a lealtad,

huele al temperamento de la tierra.

Nuestra región es franca como un verso

cargado de manzanos en flor,

su blancura es más [amplia]

que toda la tristeza

y merece amparar la grana de la vida,

salvaguardar la raza

de los autores patrios

que, como bueyes mansos,

custodian las pavesas del tiempo,

arrastran

el enigma del ser y la existencia.


Porque de poesía se alimenta el amor

y aquí el amor discurre

ya en la leche materna,

aquí el amor se escucha en todos los ramales,

como un cuco silvestre,

puntual y mañanero,

aquí el amor ocupa el perímetro íntegro

de la Naturaleza.


Porque la poesía es amparo y refugio

y aquí el espacio es todo

resguardo y paraíso,

heredad aún con pájaros, maizales, terrenos

donde injertar esquejes y metáforas,

talento, paz, conciencia;

donde esparcir el eco de la luz,

porque con luz la vida se renueva.


Porque con poesía ahuyentamos

la muerte y el olvido,

la poesía prolonga nuestra limitación,

consuma nuestros sueños. Nos libera.

Asturias. La capital posible,

Posible, con SI de poesía,

Posible con la P capital de muy dignos

Poetas.


Gracias, Graciano. Tu nombre

ya comporta el verbo a ti debido.

Gracias por un proyecto

con el que Asturias

ganará

en humanismo y alzará bien gozosa la cabeza.


Gracias.


Aurelio González Ovies