Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

ACCIÓN DE GRACIAS

A Miguel Hernández eternamente.



Me ha costado mis años

llegar a escribir

soy

siento.

Estoy aquí y percibo

la grandeza del día,

su dimensión azul,

mi transparencia.

Se lo debo a los nombres

que tanto me llamaron.

Se lo debo a la infancia

y a su fosforescencia.

Se lo debo a los árboles

que crecieron conmigo.

Y a los versos que un hombre,

pastor en Orihuela,

dejó sobre la vida,

llegaron a mis manos,

giraron en mis ojos,

filtraron en mi voz.

Y, corazón arriba,

reconocimos juntos

la belleza.


© Aurelio González Ovies


18 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

CONTIGO EN EL CAMINO

Desde esta página web quisiéramos alimentar, no solo con poesía, a todos aquellos que, en esta situación pandémica y oscura que nos ha tocado vivir, carecen de alimentos no perecederos de primera nece

DESEOS URGENTES

Bailar como el árbol cuando sopla brisa, como una amapola entre los trigales. Bailar como hacen las altas banderas o los recorridos de las golondrinas. Mi futuro está tan a ras de suelo como están las