Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

A José Luis Caramés Lage, in memoriam

Copo -así nos reclamábamos los amigos que somos, porque sé que lo somos, lo seguiremos siendo y, en tu honor, nombraremos tu presencia en ausencia-, hoy, mirando hacia el cielo de una tarde de junio, una tarde sin más, una tarde cualquiera, en que las nubes pasan y jamás esperamos lo que puedan llevarse en el vacío que arrastran o en la noche que acecha, dedico estas palabras en nombre, lo aseguro, de muchos otros nombres; en nombre de tu Alfredo, de Julius, Víctor, Rai y de Beni y de Cardo y de Damián, Senén, de Óscar, y tú intuyes de qué inmenso etcétera.


Te escribo, te escribimos, porque fueron muchísimos los días, numerosos los años, unos muy largos treinta, en que no compartimos -es difícil empresa en esta empresa en la que la ambición distancia y, al menos, como humano sin pretensión de gloria, de escalafón ni tronos, corroe y envenena-, no compartimos más que momentos muy buenos, más que risas y luz, más que instantes brillantes, como noches con lunas muy límpidas y llenas. Doy fe. Y damos fe. Y mira que el trayecto no se hizo corto nunca: La Habana, El Machu Picchu, Mondariz, Delfos, Pontevedra y Atenas; y Portugal y Cangas, Vigo y Ferrol y Ampurias y A Coruña, sobre todo A Coruña, en casa de tu madre; A Coruña, con tu madre Marisa, cerca del Planetario, antes de Navidades, en Pla y Cancela... Y Feás y Cariño y aquel aserradero de los antepasados, donde caían los rayos del invierno y en invierno brotaban rosas de primavera; donde nos comentabas que una ceniza tuya, al menos una favila tuya, flotaría en el agua de la ría, desde donde botabas la barca don tu abuelo, frente a la geografía de Ortigueira.


Amigo Caramés, la tía Dolores, tu tía medio bruja, aquella que te hablaba de cuervos invisibles y de gatos maléficos, hizo posible esta partida sin dolores ni desazón ni ahogo ni adioses ni tristeza. La tía Dolores -o dos, tú sabes lo que digo-, el sueño o el azar, inesperado siempre, procuraron, pues, eso, que intentaras dormir y que, definitivamente, te echaras y durmieras. Reencuéntrate con todos los que nos esperáis, con los que, si es posible, en otra eternidad, disfrutaremos de otras circunstancias eternas. Pues eso, que descanses, de parte de Damián y de Beni y de Óscar y de Senén y Alfredo y de Julius y Víctor y de Rai y de Cardo y de Aurelio... Sit levis tibi aqua, que la tierra, "ya baila sola ella".


Fuente: La Nueva España » Cartas de los lectores » Tribuna - 19-06-2019




21 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

CONTIGO EN EL CAMINO

Desde esta página web quisiéramos alimentar, no solo con poesía, a todos aquellos que, en esta situación pandémica y oscura que nos ha tocado vivir, carecen de alimentos no perecederos de primera nece

DESEOS URGENTES

Bailar como el árbol cuando sopla brisa, como una amapola entre los trigales. Bailar como hacen las altas banderas o los recorridos de las golondrinas. Mi futuro está tan a ras de suelo como están las