Estoy aquí y percibo
la grandeza del día

Poema 'Yo también masticaba la cal de las paredes' en la voz de Carmen Turiel



© Huella Producciones.

Producción: Yasmina Álvarez, Carmen Turiel

Voz: Carmen Turiel

Grabación y realización: Alejandro Rodriguez

Ayudante Grabación y Producción: Miguel A. Fernández

Yo también masticaba la cal de las paredes

en las tardes de agosto

y creía que sólo se moría en invierno

y no entendía por qué cada vuelta del mundo envejecía a mi madre

Estuve enamorado de una araña grandísima que vivía en una grieta

de la puerta

y hacía competiciones de gusanos.

El cielo me parecía una carpa gigante

y cuando vi pasar los primeros aviones los ojos se me abrieron

como dos libertades.

Mi padre me enseñó a comprender el viento,

a predecir la lluvia en la piel de los árboles

y por eso he tenido siempre miedo al futuro.

De pequeño, además, yo quería ser gitano

para tener un burro, entre otras muchas cosas,

y caminar descalzo.

Pero la vida nunca acepta nuestros ruegos

y me gustó el latín no sé por qué motivo

y aquí estoy ensañando lo que a veces no entiendo.

¿Qué voy a decir yo de la palabra hombre?,

¿cómo puedo explicar que para que haya historia

hubo que desde siempre ir matando o muriendo?

Conseguí ser mayor y me quité estos vicios a pesar de mí mismo:

y me conformo y callo y voy tirando

y echo de menos mucho la araña de la grieta

y el olor de la cal me es como de familia.

Aprendí, como todos, a amar lo que no amo,

y a hacer, según la norma, lo que todos hacían.

(De La hora de las gaviotas)

#poema #vídeo #yasminaálvarez #lahoradelasgaviotas #HuellaProducciones #AlejandroRodríguez

35 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

CONTIGO EN EL CAMINO

Desde esta página web quisiéramos alimentar, no solo con poesía, a todos aquellos que, en esta situación pandémica y oscura que nos ha tocado vivir, carecen de alimentos no perecederos de primera nece

DESEOS URGENTES

Bailar como el árbol cuando sopla brisa, como una amapola entre los trigales. Bailar como hacen las altas banderas o los recorridos de las golondrinas. Mi futuro está tan a ras de suelo como están las